Noticias Jacobeas



Santa María de Vilabade, «la catedral de Castroverde», tendrá reformas de urgencia


Santa María de Vilabade, «la catedral de Castroverde», tendrá reformas de urgencia

La iglesia de Santa María de Vilabade, conocida popularmente como «la catedral de Castroverde», es una joya del Camino Primitivo que necesita una mejora urgente ya que la humedad y la entrada de agua está afectado a su interior, incluidas sus pinturas murales. Por su monumentalidad fue declarada en 1979 Monumento Nacional y pocos años después, la Xunta la declaró BIC. Construida en 1557 por Fernando de Castro y reformada por Diego Osorio en el siglo XVII, su última reforma importante data precisamente de 1979, por lo que ahora la Consellería de Cultura acaba de licitar las obras de mejora de la cubierta por un valor de 207.345 euros.

«En la actualidad la iglesia de Vilabade presenta una serie de defectos y daños que hay que resolver, fruto del fallo de mantenimiento, de la entrada de agua de la cubierta y de patologías derivadas de la intervención de los años setenta del siglo XX», señala el informe de Cultura.

La Dirección Xeral de Patrimonio Cultural pretende con esta intervención corregir las patologías existentes, mejorar las condiciones de humedad del templo y garantizar la conservación de las pinturas murales del interior.

Las obras de mejora que acometerá la Xunta quieren resolver las patologías detectadas y permitir el uso actual del inmueble en condiciones de salubridad, evitando su deterioro y mejorando las condiciones de conservación del mismo. A modo de resumen, las principales obras que se van a ejecutar son las siguientes.

La reforma pretende crear una capa aislante y buscar la ventilación de los espacios entre la bóveda y la cubierta. Además, se quieren sellas las juntas da la vez se cubrirán con zinc los planos superiores de cornisas y contrafuertes sobres dañadas entre sillares, y complementariamente, para contribuir a sanear el ambiente interior, se potenciará la ventilación a través de puertas y ventanas, para generar una corriente continua que permita la renovación del aire (la iglesia se abre pocas veces al mes, solo para el culto), y a la reparación del drenaje existente hacia la carretera, con la pretensión de eliminar las filtraciones procedentes del terreno que pasan a las paredes de la iglesia (el nivel de la pista se encuentra elevado unos 60 centímetros con respecto al nivel interior de la Iglesia).

Una referencia en el Camino de Santiago y su tradición con San Francisco de Asís
La tradición relaciona este templo con el viaje de San Francisco de Asís hacia Oviedo en 1214, cuando regresaba de su peregrinación a Santiago. Según esa tradición, el propio Santo crearía aquí una fundación. Es posible que ya en el siglo XIII existiese una pequeña comunidad franciscana en este lugar, pero en el XIV ya solo sobrevivía la iglesia; el resto de dependencias conventuales se habrían perdido seguramente por tratarse de una pequeña comunidad y por el carácter mendicante de la misma, que limitaba sus recursos. Si esto fuese así, la fundación franciscana que posteriormente tuvo lugar, en 1457, sería una refundación.

Una de las dedicaciones tempranas de esta comunidad fue la atención a los peregrinos a Santiago de Compostela. Pero en 1472 se produce un pleito por el cual la iglesia pasa al cabildo lucense, lo que supone el fin de su vinculación a la orden franciscana. Como reflejo de estas circunstancias, la iglesia de Vilabade muestra elementos góticos muy destacados, pero también otros estilos surgidos de las transformaciones de los siglos XVI, XVII y XVIII que le confieren su apariencia actual.

Características del edificio

La fachada porticada de la iglesia denota una intervención neoclásica, pero el frontis interior y la fachada sur, en la que prosigue un corredor, hay abundantes elementos medievales. En el interior destaca el altar del siglo XVI y el retablo mayor del siglo XVIII, obra del imaginero compostelano Francisco Lens, que presenta las características propias del llamado barroco de placas. Además, también posee dos bellos retablos laterales del siglo XVII, embutidos bajo arcos medievales. Se observan también unos frescos interesantes de difícil adscripción debido a su deterioro.

En el interior destaca el retablo mayor barroco de Francisco Moure (siglo XVII), y en los retablos barrocos laterales, la Dolorosa, San Juan Bautista, la Inmaculada, Santa Bárbara, Santa Catalina de Alejandría y Santa Lucía. En la sacristía, un Cristo gótico popular, del siglo XVI.

  https://www.lavozdegalicia.es/noticia/lugo/castroverde/2024/04/01/santa-maria-vilabade-catedral-castroverde-tendra-reformas-urgencia/00031711962811203420390.htm