Sala de Prensa



Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago

De la Antártida a Santiago de Compostela y Finisterre, en bicicleta


De la Antártida a Santiago de Compostela y Finisterre, en bicicleta
Señal en la BAE Gabriel de Castilla

Recorrer en bicicleta el Camino de Santiago más largo del planeta. Este es el reto que se ha marcado el bicigrino Alberto Cacharrón, quien en pleno Año Santo Compostelano pretende recorrer los 16.000 kilómetros que separan la Antártida de Fisterra.

“De confín a confín pasando por Compostela”. Así define Alberto esta aventura que transcurrirá a lo largo de unos 4 meses, comenzando en el sitio más al sur de planeta y finalizando en Fisterra previo paso por la plaza del Obradoiro, ante los restos del Apóstol Santiago.

El viaje comenzará el próximo mes de diciembre, cuando el buque oceanográfico Hespérides zarpe hacia la base Gabriel de Castilla, en Isla Decepción. En Ushuaia, considerada la ciudad más austral del mundo, Alberto se subirá a la bicicleta. Y desde la Patagonia argentina iniciará el Camino Antártico por el continente americano, pasando por Chile, Argentina y Uruguay.

Tras la aventura americana, Alberto y su inseparable bicicleta se trasladarán a Lisboa en carguero mercante. Y desde ahí emprenderá los últimos 600 kilómetros por el Camino Portugués hasta Santiago, primero, y Finisterre después. Desde allí, este ourensano podrá enviar su bici hasta Ourense con el Paq Bicicleta de Correos, que estará presente en esta peregrinación sobre dos ruedas.

Abrir el primer Camino de Santiago en América

“Es un reto de mi vida y quiero disfrutarlo. Por eso no tengo prisa. Lo voy a hacer relajadamente y dándole difusión a la iniciativa a través de charlas y conferencias”, apunta Alberto. Para ello contará con la colaboración de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago; de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Argentina, del Círculo Chileno de Amigos del Camino de Santiago y de la Asociación y la Asociación Uruguaya de Amigos del Camino de Santiago.

El objetivo último no es otro que el de abrir la primera Ruta Jacobea en América, dándole la oportunidad de vivir una primera experiencia en sus propios países. “Todas las Rutas Jacobeas están en Europa. Pero en América hay mucha gente identificada con el Camino de Santiago. Y por eso creo que es importante abrir un nuevo itinerario allí”, explica Alberto.

Por eso, la idea de este amante del Camino es seguir trabajando con las asociaciones, la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino y la Xunta de Galicia para establecer esta Ruta. E incluso conseguir que los kilómetros que se hagan en continente americano sumen para conseguir la Compostela. “No queremos que esto se quede en la anécdota de un loco”, añade entre risas.

Camino Blanco. Camino Antártico.

Aunque Alberto Cacharrón será el primero en recorrer gran parte de la Ruta terrestre, el Camino Blanco o Camino Antártico ya es una realidad desde 2015. Fue entonces cuando la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, se planteó establecer y trazar este itinerario hasta Santiago, contando con los miembros de la Base Antártica Española (BAE) "Gabriel de Castilla" y la dotación del Buque de Investigación Oceanográfica "HESPERIDES".

Los "pingüirinos", como se los conoce cariñosamente, marcaron el punto de inicio de este Camino en la propia base, colocando un monolito con los 14.075km que los separaban de Santiago.

Tras meses a bordo del buque oceanográfico Hespérides, la dotación desembarcó en Cartagena y, desde allí, se desplazó a Galicia, donde realizaron los últimos kilómetros del Camino a pie a través de la Variante Espiritual. Una exposición realizada por Correos en colaboración con la Federación Española recoge esta aventura.

Apasionado de las Rutas Jacobeas

El Camino Antártico es el reto más ambicioso de Alberto Cacharrón pero no el primero. Este prejubilado de banca descubrió por casualidad el Camino de Santiago hace unos años pero como tantos otros peregrinos, cuando empezó ya no pudo parar.

“Yo nunca había hecho el Camino. Ni siquiera era aficionado al cicloturismo. Pero un día, unos amigos decidieron hacerlo y me apunté. Al final, resultó que me falló todo el mundo pero yo decidí hacerlo y me fui solo a Roncesvalles. Me gustó tanto que al llegar a Santiago dije que iba a hacer todos los Caminos que pasan por Galicia y los hice”, rememora.

Tras el Camino de Santiago llegarían otras rutas por Europa hasta que pasó por su mente hace algo especial por el Xacobeo: la Ruta Jerusalén-Roma-Santiago. La guerra en Siria obligó a aplazar este reto pero apareció en su vida la peregrinación desde la base Gabriel de Castilla y meses después su deseo se verá cumplido.

Pero su pasión por el Camino de Santiago no ha llevado a Alberto únicamente a recorrer sus Rutas, sino también a escribir de ellas. A su pasión jacobea le sumó su amor por la Historia, lo que lo ha llevado a publicar dos libros con Teófilo Ediciones: El Camino de las Estrellas, un relato histórico ilustrado del Camino; e Iter Sancti Iacobi – El Camino de Initiatus a Illuminatus, sobre la historia y tradiciones de la Ruta Jacobea, que ofrece en dos versiones (estándar y de lujo).

En unas semanas, Alberto se convertirá en un pingüirino más. Seguiremos muy de cerca esta aventura antártica, que iremos compartiendo puntualmente en nuestras redes sociales. Desde aquí le deseamos mucha suerte y ¡Buen Camino!

  https://www.elcaminoconcorreos.com/es/blog/de-la-antartida-a-finisterre-en-bicicleta

  https://www.caminosantiago.org/cpperegrino/caminoblanco/caminoblanco.asp