Noticias Jacobeas



En el Camino caben tantas cosas


En el Camino caben tantas cosas
Feria Fairway

CABE toda forma de recorrerlo: en silla de ruedas, en velero, a la carrera, pidiendo dinero, hacerlo por un muerto, publicitando fotos en redes, estando recluso y con permiso, caminando con sanados de cáncer. Es pasarela de famosetes, proscenio para paveros.

El Camino de Santiago es viejo camino de peregrinación, penitente o expiatorio, siempre devocional... hasta que el confort contemporáneo lo ha convertido en entretenimiento, en senderismo con vestigio religioso. La meta es el Obradoiro, no la tumba del Apóstol; la emoción aflora en la plaza no en la Misa del Peregrino.


Doscientos mil personas acercándose a Santiago durante días y semanas necesitan cama y cerveza. Albergues, baretos, coches que eviten la mochila a mi espalda, agencias que me organicen el itinerario, me busquen fonda y traduzcan el menú del día. Y olvido de su historia.

Se ha celebrado Fairway estos días, la feria comercial del Camino de Santiago, escapa-
rate de cuanto ofrecen las ru-
tas jacobeas.

Hay equívoco con el sentido del Camino. Cayó en domingo el 25 de julio y los poderes públicos nos invitan a venir a mogollón, es Año Santo. Comporta perdonanza a quien recibe sacramentos de vida cristiana y reza en la Catedral, no importa la puerta por la que entre.

Hace mil años llegan que llegan personas hechas puré por el cansancio y agujeros en las alpargatas, pero contentos porque hay una dimensión espiritual en las montañas, en las charletas con otros peregrinos y en la variedad de quesos. Hemos minimizado esa espiritualidad y nos quedan el queso y un buen rollo: la Peregrinación se ha convertido en una Excursión de cuatro días.

Mantengamos abiertos los lugares y los tiempos para la elevación del alma; recuérdennos que el Camino puede purificar el espíritu: haya bendiciones del peregrino, sobrios albergues de donativo con cena compartida, y que siga abierta la Catedral de siete de la mañana a nueve de la noche. Haya Fairway y haya Camino caminero.

MARIO CLAVELL

  https://www.elcorreogallego.es/opinion/firmas/en-el-camino-caben-tantas-cosas-AX9536983