Muchos serán quienes piensen que esto de las guías para animar el conocimiento y posibilitar más cómodamente el viaje es cosa de los nuevos tiempos y las nuevas técnicas de venta y no es así. Quisieron las circunstancias que fuera precisamente el Camino de Santiago el primer itinerario que fue estudiado con sentido de viaje y consejo a través de aquel célebre clérigo, Aymeric Picaud, que por encargo del Papa Calixto II recopila no pocos documentos jacobeos y se lanza al Camino para "in situ" y sin intermediarios a quienes copiar, recorre la ruta para plasmar en el Liber Sancti Jacobi, popularmente conocido como el Codex Calixtinus, toda la vivencia personal y el mejor sentido práctico a la hora de planificarse y disponerse para recorrer esta milenaria ruta.

Eran los tiempos del medievo, las peregrinaciones se habían incrementado notoriamente desde que en el siglo X se tiene conocimiento del lugar de enterramiento del Apóstol Santiago y desde que Gotescalco, obispo de Le Puy, es uno de los primeros peregrinos que se dirige a Compostela al frente de una gran comitiva y abre simbólicamente las fronteras, iniciándose una corriente de peregrinos que se irá incrementando hasta llegar a los siglos XII y XIII como los de máximo esplendor y que con momentos de mayor afluencia y otros de casi abandono, el hecho de la peregrinación a Compostela no se vio nunca interrumpido.

Al pujante hecho de las peregrinaciones y al conocimiento de las tierras y pueblos por donde transitar hacia la meta santiaguesa contribuyen todo tipo de hechos:

Incluso el pueblo llano encuentra en la peregrinación una posibilidad no sólo de salvar su alma, sino también de alimentar su cuerpo en la red de hospitalidad que se establece en torno al Camino de Santiago.

De todo ello nos han quedado no pocas referencias a través de multitud de escritos, que esparcidos por todo tipo de archivos, bibliotecas y otros oscuros lugares de procedencia, nos sirven para que la memoria, que tantas veces flaquea, permanezca viva ante el hecho singular de que un lugar de peregrinación haya hecho posible el diseño de un itinerario completo, cosa que sólo se da en el viaje a Compostela a través del Camino de Santiago.

Muchas y variadas son las fuentes de las que se nutre el conocimiento de la Ruta Jacobea. Lo son los monumentos que mantienen en pie y cincelados en el mejor de los estilos, formas y fórmulas que nos muestran culturas y modos de vida para el recuerdo. Lo son viejas historias y leyendas que despiertan nuestra imaginación con relatos de todo tipo, contadas desde la tradición oral y transmitidas de generación en generación con una continuidad que a veces nos parece milagrosa a las gentes de hoy, que vivimos la comunicación desde fórmulas a veces tan sofisticadas. Y lo son, hemos dicho, los escritos y relatos que nos dejaron impresos para que no nos flaquee la memoria.

En este capítulo de los escritos, las guías de viaje y los relatos de peregrinos, debemos incluir este trabajo de Guía Virtual, práctica para el nuevo peregrino, que se hace posible desde la idea que siempre acarició con entusiasmo la Federación de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago en España y que hoy ¡por fin! es una realidad. Puede el trabajo parecer sencillo, a tenor de otras publicaciones multicolores y voluminosas que últimamente nos han sido presentadas al aire de la popularidad que ha adquirido la ruta, pero creemos sinceramente que esta guía para el peregrino, tiene no pocas cosas que la diferencian de otras similares que existen en el mercado.

En primer lugar la diferencia está en que éste es un trabajo que han elaborado gentes expertas en el Camino y que capitaneados por Fernando Imaz, han sido antes que escritores y recopiladores de datos, peregrinos de a pie o bicicleta, viviendo la realidad de esta aventura que es "hacer el Camino de Santiago". Una segunda apreciación, no menos importante hay que hacer, y es que lo que en esta Guía se cuenta es aquello que ha motivado miles de preguntas de aquellos peregrinos que antes de hacer la Ruta contactaban con las Asociaciones en demanda de una información concreta. Y todavía debemos hacer una tercera apreciación, con esta Guía Virtual se pretende dar un servicio a los peregrinos y Amigos del Camino de Santiago, a quienes nos debemos, pero queremos que los beneficios que podamos recibir reviertan en el Camino y los peregrinos, por lo que los posibles beneficios irán destinados a la mejora de los albergues y refugios existentes en el Camino de Santiago.

Estamos asistiendo últimamente a un proceso de revitalización del Camino de Santiago auspiciado por todo tipo de instancias oficiales y privadas. No pocos organismos, empresas y personas particulares están apostando ahora por popularizar una Ruta que nadie duda había permanecido durante muchos años adormitada, que no dormida. Las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago venimos trabajando desde hace años por ofrecer en la Ruta Jacobea el mensaje cultural y espiritual que siempre tuvo, pero sobre todo para servir en la medida de nuestras fuerzas y posibilidades a las gentes que hacen posible que el Camino sea una realidad viva: LOS PEREGRINOS. ¡No hay Camino si no hay peregrinos! Fieles a ese lema, que es objetivo principal de nuestro trabajo, no regateamos esfuerzos para, en colaboración con otras entidades públicas y privadas, ofrecer a los peregrinos una información adecuada, un lugar de cobijo y un proyecto común en el que sea posible la hospitalidad, en el marco de los que fuera la vieja atención monástica.

Con la publicación de esta Guía Virtual damos un paso más a nuestros objetivos y no dudamos que además de servir, consigamos que muchos peregrinos a partir de ahora se sumen a este objetivo real y a esa aventura un tanto romántica, que llena de realidades y de utopías, se nos abre como recuerdo al pasado, desde la viva realidad del presente y como estímulo para generaciones venideras.

Gracias a todos los que han hecho posible esta realidad: a quienes "patearon" el Camino para que los datos fueran de lo más fiable. A los que redactaron los textos de la forma mas inteligible. A quienes captaron las imágenes que guardan los peregrinos en la retina de su caminar y aquí mostramos hechas fotografía. A los que nos animaron en la idea y a quienes nos aconsejaron lo que debíamos contar. Y gracias sobre todo a cada uno de los peregrinos y socios de los "Amigos del Camino de Santiago" sin cuyo espíritu sería imposible que el Camino sea la realidad que hoy se nos presenta.

Y abramos el espíritu del Camino a toda suerte de caminantes, como lo estaba el antiguo hospital de Roncesvalles que recoge un poema del siglo XIII en el que leemos:

"La puerta se abre a todos, enfermos y sanos;
no sólo a católicos, sino aún a paganos,
a judíos, herejes, ociosos y vanos;
y más brevemente, a buenos y profanos".

Angel Luis Barreda Ferrer
Fundador y expresidente de la
Federación Española de Asociaciones
de Amigos del Camino de Santiago