Caminos de Santiago en España

Federación Española de Asociaciones de Amigos de los Caminos a Santiago

Entrenamientos previos al Camino

Ya hemos tomado la decisión y, por tanto, tenemos que empezar rápidamente con los entrenamientos; al Camino, dentro de lo posible, tenemos que ir a disfrutar de lo mucho que tiene, nos tenemos que concentrar en él y su filosofía, que la tiene, y muy rica por cierto, y olvidarnos de la fatiga, ampollas y pies.

El Camino a Pie

Si no estamos muy acostumbrados a andar, al principio deberemos empezar con paseos cortos, que se irán alargando progresivamente, especialmente los fines de semana, si es posible con salidas al monte, para habituarnos a las subidas y bajadas, hasta que lleguemos a dominar la distancia que creemos será la de las etapas a realizar.

Comienza al menos 2 meses antes de la fecha de partida a hacer paseos largos por la naturaleza. Ve poco a poco aumentando la distancia y el ritmo, sin olvidarte de complementar este ejercicio con estiramientos musculares para ganar flexibilidad.

Las últimas salidas las deberíamos realizar con la mochila cargada para irnos haciendo a su peso, y a la vez nos puede servir para darnos cuenta si el peso que llevamos es excesivo, pues es muy distinto hacer un domingo 25, 30 ó 35 Km. llegar a casa, ducharnos, dormir en nuestra cama y al día siguiente seguir con la vida normal. Sería conveniente en los últimos fines de semana, tratar de andar con la mochila el viernes por la tarde y hacer el máximo de Km., el sábado lo mismo, y de nuevo el domingo con el equivalente en Km. de las etapas previstas; si lo hacemos sin grandes problemas, llegar a Santiago sólo será cuestión de días.

Hay que tener en cuenta que el auténtico entrenamiento lo realizaremos en el propio Camino, y nos será más fácil hacer 40 Km. en el último tercio del recorrido, que 25 en el primero.

No obstante, para los que no hayan tenido posibilidad de entrenarse antes de empezar, indicarles que el mejor entrenamiento es la propia realización del Camino, pero que en su caso, deberán empezar de forma muy suave y, poco a poco, aumentar las distancias, en la seguridad de que el propio cuerpo nos avisará si estamos actuando correctamente.

Preparación de los pies

Los pies son sin duda los más perjudicados después de terminar cada etapa. Antes de ponerte a caminar, prepáralos con mimo en casa para que no sufran, dándote vaselina, antes de comenzar a andar.

Comprueba que tus pies gozan de plena salud. Hidrátalos, retira la piel muerta, los callos y piel endurecida, y no te olvides de cortar bien las uñas para que no se claven. Si tienes cualquier rozadura, procura que se cure antes de comenzar el camino, cubriéndola correctamente con tiritas o protegiéndola con vaselina.

Uno de los preparativos básicos es elegir un calzado cómodo. Lo ideal es llevar unas botas de montaña, aptas para hacer trekking si vas a hacer algún tramo con subidas o bajadas. Si haces el camino en verano, también te valdrán unas zapatillas deportivas más ligeras.A ser posible de Goretex.

El calzado ya debe estar usado. Evita estrenar unas botas nuevas, porque corres el riesgo de que te hagan heridas. Debe adaptarse bien a tu pie, que sean ligeros y no pesen, y que se ajusten a los tobillos para evitar torceduras.Protege tus pies con calcetines transpirables.

Alimentación e hidratación

Además de la preparación física, es muy importante que el cuerpo se vaya adaptando poco a poco a través de la alimentación. Es el momento de cubrir las reservas hídricas y energéticas de tu cuerpo, para tener suficiente combustible durante el Camino.En el Camino de Santiago, la mayoría de las etapas comienzan a hacerse de madrugada para aprovechar las horas más frescas del día, y llegar al destino antes del mediodía.

Mochila y equipaje

Será tu compañera inseparable para el Camino, por lo que es importante que se adapte a ti. Debe ser lo más ligera posible, que te resulte cómoda y que no notes que la llevas.Escoge una mochila con correas que crucen el pecho y la cintura. De esta forma, el peso quedará más repartido. No cargues en ella más del 10% de tu peso, dejando en el fondo aquellas cosas que pesan más para repartir bien el peso.Siempre es mejor llevar pocas cosas que ir demasiado cargado. A lo largo del Camino podrás ir comprando lo que necesites y lavando la ropa.

Planifica las etapas

El último consejo que te damos para prepararte el Camino de Santiago es que organices las etapas que quieras hacer. No tienes que llevar todo 100% planeado, sino una ruta más o menos pensada para optimizar los días.Busca información sobre las etapas que vas a hacer, el mejor momento para hacerlo, rutas recomendadas, qué distancia tiene cada una, los albergues disponibles, y las complicaciones que se pueden presentar cada una.Esta preparación no te llevará demasiado tiempo, pero sí te ahorrará muchos problemas y sorpresas cuando comiences a caminar y tu cuerpo y tu mente vayan acumulando cansancio paso tras paso.

A pesar de que el Camino de Santiago es una gran prueba física y mental, todos los peregrinos que han participado en él coinciden en que es una de las mejores experiencias del mundo. Prepárate previamente con estos consejos, y solo tendrás que preocuparte de disfrutarlo de principio a fin.



Pensamos que para las personas que no tienen mucha costumbre, y en función de la distancia a recorrer cada día, con dos meses será suficiente. Deberemos empezar poco a poco, al principio rodando, para más adelante alternar las partes llanas con subidas; de esta forma nos iremos acostumbrando a conocer las multiplicaciones más adecuadas para cada perfil.

El camino en bicicleta

Caso de ser posible será muy interesante, sobre todo al principio del entrenamiento, que nos acompañara una persona con costumbre de andar en bicicleta, que nos enseñara sus "secretos".

Como todo en esta vida, es cuestión de proponérselo, tomándoselo con seriedad.

No me resisto a comentar el caso de una señora, que sin saber andar en bicicleta, llegó a Santiago... y seguía sin saber andar. Muy sencillo: Su esposo, por algún problema de rehabilitación, tenía que hacer bicicleta todos los días. Con una bicicleta pequeña y plegable, se hizo él mismo prolongándola con unos tubos, una tipo tandém, y su esposa, para que no se aburriera le acompañaba en el sillín posterior todos los días, pero no sabía andar en bicicleta. No sé a quién se le ocurrió, pero el caso es que acompañada de su hijo de unos 16 años, él, por supuesto, guiando, hizo el Camino de Santiago en el año 1991.

La bici no tenía cambios, por lo que muchas cuestas tenían que subirlas empujando. Bajarlas, era otro problema, pues los frenos no respondían al ir cargada con el equipaje, y tenían también que bajarse de la bici. Las etapas que realizaban eran, en distancia, iguales a las de los que iban andando, pero llegaron felizmente a Santiago... y no terminó de aprender a andar en bici.

Creo que en cuanto a qué se puede hacer, queda todo dicho.

Otra cosa serían las etapas o días empleados en hacer el Camino; no conviene ir con prisas, tomémonos el tiempo necesario.

Sería muy conveniente entrenar los últimos días con las alforjas cargadas; de esta forma, además de acostumbrarnos, nos daríamos cuenta que el peso y el volumen del equipaje es un problema, por lo que conviene reducirlos al m&áximo, llevando, por tanto, lo realmente imprescindible.