15 de Mayo de 2021 206 Peregrinos conectados Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago
Logo Federacion Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago
C/ Rua Vieja, 3 bajo – 26001 Logroño (La Rioja) –Tlf. 941 24 56 74
e-Mail: administración@caminosantiago.org
Etapa :  ES09a24a.- Gotarrendura - Arevalo (28,41 Kms.)
Regresar
 

Arevalo

(Avila)
472,440 Kms. hasta Santiago
(1988)
 
Poblaciones del Camino     Albergues y Acogida    
Etapa 24a.- Gotarrendura-Arevalo
472,44 Kms. hasta Santiago
Distancia a siguiente Población: 28,38 Kms.
    Albergues    
Por aforo se debe entender las plazas disponibles en tanto se mantengan activas las medidas contra el coronavirus
Denominacion   Plazas Aforo Precio Servicios que ofrece
Albergue municipal de peregrinos de Arévalo 8 8 0,00 € CocinaAgua CalienteAdmite Bicis
    Servicios al Peregrino    
  Ultramarinos   Albergue Peregrinos   Farmacia   Guardia Civil
  Carniceria   Alojamiento   Clínica   Policía
  Panadería   Camping   Veterinario   Protección Civil
  Comidas   Zona de acampada    
  Bar   Polideportivo    

  Internet   Cajero o Banco   Piscina   Información Turismo
  Cabina Teléfono   Oficina Correos   Taller Bicicletas   Información Peregrino

Albergue Alojamiento Panaderia Bar Comida Polideportivo Cajero o Banco Atencion Médica Farmacia Veterinario Comestibles Conexión a Internet Taller de Bicicletas Informacion Oficina de Correos 
    Historia     Arévalo se fundó hacia 1085-1090, en el contexto de la Reconquista cristiana, simultáneamente a las poblaciones de Olmedo y Medina del Campo. Aparece documentada por primera vez en el año 1090, cuando llegan a ella repobladores del norte de la península —originarios mayoritariamente de Covaleda, Lara y Castilla—. Perteneció hasta el año 1135 al obispado de Palencia y posteriormente al de Ávila, a raíz de la restauración de la diócesis de esta última. Durante la segunda mitad del siglo XII fue frontera entre los reinos de Castilla y de León y crece rápidamente, siendo una de las principales poblaciones de la meseta. El concejo de Arévalo a lo largo de su historia consistió mayoritariamente de territorios de realengo.

Durante la Edad Media la villa constituyó una plaza fortificada y un centro de comunicaciones de gran importancia entre los concejos adyacentes, entre los que se encontraban Ávila, Medina del Campo, Olmedo, Coca o Segovia. La aristocracia en el poder durante la Baja Edad Media —las 5 familias de los Tapia, Sedeño, Montalvo, Briceño y Berdugo; que trazaban su linaje hacia atrás identificándose como los descendientes de los reconquistadores de la ciudad— se decantó por los Trastamara en la Guerra Civil Castellana. El concejo de Arévalo fue en sus comienzos territorio de realengo. Sin embargo durante los siglos XIV y XV la comunidad de villa y tierra de Arévalo —que llegó a tener una extensión de 1118 km²— se señorializó progresivamente. En Arévalo se asentó una numerosa comunidad judía y musulmana, siendo la judería de Arévalo la segunda del reino de Castilla a comienzos del siglo XV, lo que favoreció la economía local.

En el mismo siglo la localidad cobra gran importancia política por la frecuente visita de la corte. El rey Enrique IV de Castilla convocó cortes en Arévalo y, más tarde Isabel la Católica pasó en ella su juventud. La población mudéjar —en 1463 la aljama de Arévalo solo fue superada en recaudación de impuestos por Toledo, Ávila, Sevilla y Guadalajara— de la ciudad se encontraba también entre las más importantes de la Corona de Castilla. La morería, que contaba con un alfaquí, estaba localizada cerca del río Arevalillo.

En la ciudad también estableció su corte el hermano de Isabel, Alfonso. La villa fue empeñada por Enrique IV a Álvaro Estúñiga, —miembro de una familia con un linaje de origen navarro— concediéndole el señorío y el ducado de esta en 1469. Esta concesión se produjo en el contexto de los apuros económicos que había padecido la corona durante la Guerra Civil Castellana entre Enrique IV y su medio hermano Alfonso. El ducado de Arévalo tan solo perduró hasta 1480, cuando los Zúñiga no pudieron retener la posesión de la ciudad por las presiones de la familia real, capitulando y entregando Arévalo a Isabel de Portugal, progenitora de Isabel la Católica.

El 2 de julio de 1494 se ratificó en Arévalo el Tratado de Tordesillas. Este acuerdo sería también ratificado en Setúbal por el monarca portugués Juan II el 7 de septiembre de 1494. En el siglo XVI Ignacio de Loyola pasó su adolescencia en Arévalo, siendo la fecha más probable de su estancia en la localidad el periodo comprendido entre los años 1506 y 1517. Tras la muerte de Fernando el Católico, el emperador Carlos V intentó ceder Arévalo a Germana de Foix, a modo de compensar las rentas que en principio le había prometido el esposo de Isabel la Católica en su testamento.

Tras la muerte de Germana de Foix la localidad debería volver a manos del monarca. La villa protestó, se rebeló, y, tras el pago de una serie de compensaciones monetarias, consiguió, en 1520, la promesa del emperador de que la villa no sería nunca enajenada ni vendida. Enclavada en una zona tradicionalmente cerealista, Arévalo, que ya en la Edad Media se benefició como mercado agrario de su buena situación geográfica, se convirtió a mediados del siglo XVIII en el principal centro de producción de cereal de Castilla.

El comienzo del siglo XIX trajo sin embargo una importante crisis de subsistencia durante la cual se duplicó de la tasa de mortalidad y que también se caracterizó por una fuerte subida del precio del trigo. El paso de los ejércitos franceses por la localidad agravó la situación todavía más por las exigencias desmesuradas de vituallas por parte de los oficiales —Auguste Marmont, duque de Ragusa, llegó a solicitar 8000 fanegas de trigo y 268 000 reales en 1811— y el propio saqueo de la ciudad.

La villa adquirió el título de ciudad el 19 de julio de 1894, concedido por María Cristina de Habsburgo-Lorena —regente de Alfonso XIII— en virtud «del aumento de su población, desarrollo de su agricultura, industria y comercio y fomento de su instrucción popular». Arévalo y Ávila fueron las dos localidades de la provincia en las que a finales del siglo XIX empezaron a aparecer los primeros colegios privados de enseñanza primaria.

El 11 de enero de 1944 de ocurrió un grave accidente ferroviario en la estación de la ciudad al chocar dos trenes —un tren correo que venía de La Coruña y un tren expreso que realizaba el servicio Madrid-Irún— que se cobró una cuenta de 41 víctimas mortales y 78 heridos. Ese mismo mes se dispuso «en atención a la conducta del vecindario y las autoridades» y a la cooperación ciudadana en el accidente el ingreso de la ciudad en la Orden Civil de Beneficiencia, y la concesión de la cruz de la orden.

Ficha actualizada en: 26/12/2016
Copyright © 2011 Federacion Espanola de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago
Calle Ruavieja, 3 (bajo) - 26001 Logrono - La Rioja (Espana)
Telf: (34) 941-245-674 // Fax: (34) 941-247-571

administracion@caminosantiago.org # datum@caminosantiago.org

Hispatek. Tu proveedor de confianza. Internet y Desarrollo Web