ES46a - Ruta Jacobea Insular Maspalomas-Galdar



Descripción de la Etapa

En la plaza de Tunte se inicia nuestra segunda etapa. Dejando a nuestra espalda la puerta principal de la iglesia, se toma la izquierda para volver sobre los pasos que nos condujeron al pueblo. Tras ascender por las empedradas calles, atrás se deja una pronunciada curva hacia la izquierda y otra a la derecha. Tras sortear este duro zig-zag, se continúa la subida sin desviarnos. Se puede contemplar, arriba, la entrada del cementerio local. Al llegar a su puerta, iremos hacia la derecha y se llega a una intersección en la que cruzaremos por el paso de peatones para, seguidamente, girar hacia la izquierda y no desviarnos hasta encontrar la señal de madera del Camino de Santiago que nos conducirá hasta la Degollada de Cruz Grande. No se abandona este sendero ascendente hasta llegar a una carretera asfaltada. Hay que tener cuidado al cruzar esa carretera, pues atrás hay una curva sin visibilidad.

Después de cruzar la carretera, se camina hacia la derecha y, a los pocos metros, encontramos, a nuestra izquierda, la continuación del camino que conduce a la cumbre tras pasar al lado de una vivienda privada. Desde aquí, el sendero asciende hasta uno de los puntos más indescriptiblemente grandiosos de la ruta: el Paso de La Plata.

Después de sortear las rampas de este importante paso, se llega a los Llanos de Pargana. El paso del tiempo y su uso continuado por comerciantes y ganaderos definen en la roca un sendero en forma de roca gastada, perceptible incluso de noche con algo de luz o si en el cielo luce la luna llena.

Los pinos y los pastizales, que nos acompañan, han dejado su impronta en los topónimos de la zona, bastante llana si exceptuamos el ascenso desde la Degollada de la Cruz Grande.

En la Degollada de los Hornos, el camino se cruza con otro que, a la derecha, desemboca en los picos del Campanario y de Las Nieves (1949 m), cumbres de la Isla. Nuestros pasos se encaminarán, sin embargo, al frente, en ligera bajada, en dirección a los llanos del Garañón.

Terminada esta parte del sendero, un cartel de madera señala el «Camino de Santiago».

Tras un camino ancho formado por las huellas de vehículos en la tierra junto a la Zona de Acampada Reducida de los Llanos de Bailico, el sendero permite evitar la carretera.

Finalizado el sendero, se cruza la carretera en dirección a los Llanos de Garañón, en cuyo campamento hay una fuente con agua potable.

El camino que parte desde El Garañón es sencillo y conduce a la Cruz de Tejeda, cruce de vías de toda la Isla y lugar de paso obligado para el viajero. A la derecha, se camina sobre pista de tierra y cemento hasta encontrar una señal de madera que indica la dirección de la Cruz de Tejeda. Nos guiaremos por las marcas amarilla y blanca que nos conducirán, a través de un pinar en leve ascenso hacia una encrucijada marcada con señales de madera. De frente, se abren dos senderos descendentes. El de la derecha, marcado con una «X» en amarillo y blanco, no lleva a ninguna parte por lo que se ha de proseguir por el sendero de la izquierda (al cabo de unos metros, pintada en una piedra, se halla la marca de sendero correcto: dos barras paralelas). Este sendero continúa sobre un lecho de pinocha hasta un camino empedrado que llega a una cornisa desde donde se puede contemplar la Caldera de Tejeda. La caldera, surcada por abruptos barrancos, está coronada por dos de los símbolos geológicos de la Isla: el Roque Nublo y el Roque Bentayga.

El origen del Roque Nublo está en los paroximos volcánicos que destruyeron montañas enteras en el centro de la Isla. Las avalanchas de barro, bloque y lava arrastraron y acumularon fragmentos de roca y vegetación a su paso. El Nublo es el resto erosionado de una de aquellas gigantescas planchas. Esta «pasta volcánica» cubre, como un manto de aspecto y color singulares, el 30% de Gran Canaria.

A partir de ahora, se inicia el descenso hacia la Montaña del Andén del Toro. En este tramo, un camino de tierra blanca que conduce al lado de una tubería de metal, hemos de tener cuidado para no resbalar. Al final del descenso, se llega a un cruce, a cuya derecha está la carretera GC-150 y, a la izquierda, el camino que llega hasta La Degollada de La Cumbre. Tras 15 metros de marcha se toma el sendero a la derecha, que transcurre sobre tierra roja.

Este sendero desciende hasta la Degollada de Becerra, mirador de la Cuenca de Tejeda, que cuenta con un centro de interpretación de la biosfera y vulcanología de Gran Canaria. De ahí parte el camino empedrado en la margen izquierda de la carretera que conduce hasta la Degollada de Los Molinos. Tras un trecho sobre asfalto, se recupera el sendero y se rodea el margen derecho de la Montaña de La Huerta. Sobre la cornisa que conduce hasta el Morro de la Armonía, o Montaña de la Almagria, se bordea la vertiente occidental y, por un sendero, se desemboca en la Cruz de Tejeda.

En la Cruz de Tejeda está ubicado el Parador Nacional, además de restaurantes y puestos de venta ambulante. Es un lugar ideal para descansar. El pueblo de Tejeda se halla unos kilómetros más abajo. Si las fuerzas nos acompañan, hay que retroceder y, al llegar a la primera bifurcación del camino por el que hemos llegado hasta aquí, se desciende hacia la derecha por un sendero que, después de cruzar la carretera varias veces, llega hasta el pueblo de Tejeda, localidad muy cuidada y conservada donde merece la pena pernoctar. Disfrutar de este pintoresco lugar de la Isla no tiene precio. Otra opción para llegar al pueblo son los servicios de transporte (taxis y guaguas) que hay en el lugar.

Descripción de la etapa por cortesía de:
Galdar Jacobeo

Poblaciones, Servicios y Albergues

[Pulsa sobre la denominación de la Población o Albergue para acceder a su ficha]

[ 3,810 ] San Bartolome de Tirajana (Tunte) [ 36,990 Kms. a Santiago ]
Servicios -> Comestibles Panaderia Carnicería Bar Comidas Cajero o Banco Alojamiento 
[ 5,800 ] Degollada, Cruz Grande [ 33,180 Kms. a Santiago ]
Servicios ->
[ 5,960 ] Campamento El Garañón [ 27,380 Kms. a Santiago ]
Servicios -> Alojamiento Camping Zona de Acampada