Jueves, 24 de Agosto de 2017 249 Peregrinos conectados

En este número de Peregrino analizamos los resultados de la última propuesta realizada a lectores de la revista e internautas de la página web (www.caminosantiago.org) de la Federación, referida en esta ocasión a las obras de Arte e Ingeniería más importantes del Camino de Santiago. En el apartado de Arte se englobaba: arquitectura, escultura y pintura; mientras en Ingeniería se consideraban puentes, calzadas/caminos y fuentes. Además, como en las anteriores ocasiones, no había una preselección de obras ni indicación o pista alguna para elegir, lo que también nos ha conducido a una gran riqueza y dispersión en las 318 respuestas recibidas.

Analizando sociológicamente la muestra nos encontramos con una mayoritaria participación masculina (83%); además, siete de cada diez votantes son suscriptores de Peregrino; y en cuanto a la edad se repiten aproximadamente los resultados de la encuesta precedente: hasta 40 años (32%), 41-60 años (44%) y más de 60 años (24%), siendo la votante más joven una no suscriptora de 22 años de edad y el más veterano un suscriptor de 78.

Llama la atención el bajo porcentaje de votos obtenidos en ambos apartados, pero como ya se apuntaba más arriba, en esta encuesta el grado de dispersión en las respuestas ha sido grande, sobre todo en el apartado de Arte que ha concitado la mayoría de las obtenidas (79%). Por su parte, el apartado de Ingeniería (21%) presenta una menor variedad de respuestas y, salvo las dos primeras elecciones de los votantes, unos porcentajes muy bajos. Y todo ello tiene su lógica, pues al pensar en obras candidatas a ser votadas, siempre son más llamativas las catedrales e iglesias que jalonan las localidades jacobeas (aunque frecuentemente el peregrino las encuentre cerradas) que una humilde fuente o la calzada que paso a paso pisa el peregrino.

Arte e Ingeniería

El Arte "+10" elegido

En la modalidad de Arte, las diez obras seleccionadas pertenecen a la modalidad de arquitectura y comprenden cuatro catedrales, tres iglesias, dos colegiatas y un claustro. Destaca como más votada la catedral compostelana, meta final de la peregrinación y monumento comprensivo del arte románico, renacentista, barroco y neoclásico. Tras ella y con idéntica puntuación las catedrales de Burgos y de León, ambas góticas e iniciadas en los albores del siglo XIII, son los principales monumentos de ambas ciudades jacobeas que el peregrino descubre a su paso por ellas. Después, las iglesias de San Martín de Frómista y de Santa María de Eunate, constituyen dos de los mejores ejemplos del arte románico en el Camino de Santiago donde en la desnudez de sus piedras el peregrino (si tiene el privilegio de encontrarse libre de la invasión turística) puede recogerse y respirar la espiritualidad que lugares así desprenden. En Carrión de los Condes encontramos las dos siguientes obras: el claustro plateresco del monasterio de San Zoilo y la iglesia románica de Santiago. Finalizamos con tres obras, dos románicas: catedral de Jaca y colegiata de San Isidoro en León, y entre ellas la colegiata de Roncesvalles, de estilo gótico francés.

Fuera ya de este primer rango de lo “+ 10” también encontramos por este orden construcciones tales como las murallas de Astorga, la catedral de Santo Domingo de la Calzada, el monasterio de San Juan de la Peña, la iglesia octogonal del Santo Sepulcro en Torres del Río o, curiosamente, una tan reciente como el Museo de Arte Contemporáneo de León. En cuanto a escultura, hay que reseñar el Pantocrátor de la iglesia de Santiago de Carrión de los Condes, el Pórtico de la Gloria compostelano y el Santiago “baltza” de la iglesia de Santiago en Puente la Reina. Por último en pintura encontramos el cuadro de Santiago el Mayor de José de Ribera.

1.- Catedral de Santiago (7,69%)

Catedral de Santiago de Compostela El templo original fue destruido en una batalla (razzia para los arabes) de Almanzor, por lo que en 1075, durante el obispado del Obispo Diego Peláez, se construyó el actual, concluyéndose hacia 1128 gracias al impulso dado por el Obispo Gelmírez y don Raimundo de Borgoña. Intervinieron como arquitectos, según el Códice Calixtino, Bernardo «el Viejo» y Roberto en la primera etapa, el maestro Esteban, el maestro Mateo, escultor y autor del Pórtico de la Gloria, y Bernardo «el joven», en la segunda.

El templo pertenece a la idea de gran iglesia de peregrinación, que se caracteriza por tener planta de cruz latina y una nave lateral continua que rodea a la nave principal. Esta nave lateral que permite a los peregrinos recorrer toda la iglesia sin interrumpir el culto. Tiene tribuna, crucero, girola y capillas absidales. La nave central se cubre con una bóveda de cañón y las laterales con bóveda de arista. Tuvo nueve torres, dos en cada fachada y tres en el crucero. De traza medieval, recibe adiciones en tiempos renacentistas y barrocos.

Cada una de sus fachadas forma con sus respectivas plazas magníficos conjuntos urbanísticos. Entre ellas, la Plaza del Obradoiro fue realizada por Casas Novoa en 1740 (siglo XVIII); asimismo barroca es la de la Azabachería, obra de Ferro Caaveiro y Fernández Sarela, modificada por Ventura Rodríguez; la de Platerías, construida por el Maestro de Platerías en 1103 (siglo XII); y sobre todo, el Pórtico de la Gloria, obra cumbre de la escultura románica concluido por el Maestro Mateo en 1188 (siglo XII).


2.- Catedral de Burgos (6,15%)

Catedral de Burgos La Catedral de Santa María de Burgos es un templo católico dedicado a la Virgen María. Su construcción comenzó en 1221, siguiendo patrones góticos franceses. Tuvo importantísimas modificaciones en los siglos XV y XVI: las agujas de la fachada principal, la Capilla del Condestable y el cimborrio del crucero, elementos del gótico avanzado que dotan al templo de su perfil inconfundible. Las últimas obras de importancia (la Sacristía o la Capilla de Santa Tecla) pertenecen ya al siglo XVIII, siglo en el que también se retiraron las portadas góticas de la fachada principal. El estilo general de la catedral es el gótico, aunque posee, en su interior, notables elementos renacentistas y barrocos. La construcción y las remodelaciones se realizaron con piedra caliza extraída de las canteras del cercano pueblo burgalés Hontoria de la Cantera.

El diseño de la fachada principal está relacionada con el más puro estilo gótico francés de las grandes catedrales de París y Reims, mientras que el alzado interior toma como referencia a la Catedral de Bourges. Consta de tres cuerpos rematados por dos torres laterales de planta cuadrada. Las agujas caladas de influencia germánica se añadieron en el siglo XV y son obra de Juan de Colonia. En el exterior son sobresalientes también las portadas del Sarmental y la Coronería, góticas del siglo XIII, y la portada de la Pellejería, renacentista-plateresca del siglo XVI.

La catedral burgalesa fue declarada Monumento Nacional el 8 de abril de 1885 y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el 31 de octubre de 1984. Es la única catedral española que tiene esta distinción de la Unesco de forma independiente, sin estar unida al centro histórico de una ciudad (como en Salamanca, Santiago de Compostela, Ávila, Córdoba, Toledo o Cuenca) o en compañía de otros edificios, como en Sevilla.


3.- Catedral de León (6,15%)

Catedral de León La actual catedral de León, iniciada en el siglo XIII, presenta un diseño del más depurado estilo gótico clásico francés. Conocida como la pulchra leonina[1] y catedral de Santa María de Regla.

Originariamente, bajo la actual ubicación de la catedral, la Legio VII Gemina había construido termas y otros edificios públicos. Con la reconquista cristiana, son convertidos en palacio real. En el año 916 el rey Ordoño II, venció a los árabes en la batalla de San Esteban de Gormaz. Como señal de agradecimiento a Dios por la victoria, cedió su palacio para construir la primera catedral española. Bajo el episcopado de Fruminio II, es transformado el edificio en lugar sagrado.

Acoge los restos del rey Ordoño II, fallecido en Zamora el año 924. El templo estaba custodiado y regido por monjes de la orden de San Benito, y es muy probable que su estructura fuera muy similar a la de tantos otros existentes durante la mozarabía leonesa.

Tras una sucesión de revueltas políticas y de duras empresas bélicas, hacia el 1067 el estado de la Catedral era de suma pobreza. Ello conmovería al rey Fernando I de León, quien, después de trasladar los restos de San Isidoro a León, «se volcó en favores a la misma». Con la ayuda de la princesa doña Urraca, hermana del rey, se inicia la construcción de una segunda catedral, acorde con las aspiraciones de la cristiandad románica, y dentro de su estilo arquitectónico. Aunque inicialmente románica, su estilo era fundamentalmente gótico, construida en ladrillo y mampostería, con tres naves rematadas en ábsides semicirculares, dedicado el central a santa María, como en la iglesia anterior. Fue consagrada el 10 de noviembre de 1073. Es de suponer que en ella trabajasen los mismos canteros que estaban construyendo la Basílica de San Isidoro de León.

La construcción de la tercera catedral se inicia hacia 1205 y su estructura fundamental se finaliza en 1301, aunque la torre sur no se termina de construir hasta el siglo XV.


4.- Iglesia de San Martín de Frómista (5,23%)

Iglesia de San Martín Fue construida en la segunda mitad del siglo XI por orden de doña Mayor de Castilla, como parte de un Monasterio de San Martín, hoy desaparecido. Las primeras noticias en las que se hace referencia a esta iglesia datan del año 1066, en el que ya se había iniciado su construcción. Su estilo se relaciona con el románico de la zona de Palencia, así como con la Catedral de Jaca, alguno de cuyos canteros pudo trabajar en su edificación.

En el año 1118 pasó a depender del priorato benedictino de San Zoilo, en Carrión de los Condes. Los monjes lo abandonaron poco después, en el siglo XIII, y lo cedieron a Don Juan Gómez de Manzanedo. Tras cambiar de mano en varias ocasiones durante la Edad Media, y tras su definitiva separación del monasterio, la iglesia sufrió diversos añadidos durante el siglo XV: una torre que serviría de campanario sobre el cimborrio original, y varias dependencias que hicieron de sacristía. Tras estas últimas noticias medievales, el templo sufre un progresivo deterioro, que lleva a que a finales del siglo XIX sea declarado inadecuado para el culto. Tras su cierre, el deterioro se acelera, con varios desprendimientos en la bóveda y las paredes.

La labor de restauración del templo se inicia poco después de su declaración como Monumento Nacional en 1894. Las labores de restauración quedan en manos del arquitecto Aníbal Álvarez y Amoroso, quien se propone devolver el templo a su estado original, eliminando los añadidos posteriores. Los capiteles y canecillos más deteriorados fueron trasladados al Museo Arqueológico de Palencia, y sustituidos por reproducciones.


5.- Iglesia de Santa María de Eunate (2,77%)

Santa María de Eunate Iglesia románica ubicada en campo libre a 2km de Muruzábal, en Navarra, españa. Se halla donde se juntan los Caminos de Santiago de Somport y de Roncesvalles.

Supuestamente la iglesia fue construida, en estilo románico bajo influencia mozárabe, en la segunda parte del siglo XII. Como esta lejos de un pueblo y se encontraron vieras en las tumbas se opina que fue un hospicio para los peregrinos. El conjunto es de planta octogonal y está rodeado por una galería porticada de 33 arcos, con capiteles decorados. La armonía de la planta octogonal queda rota por un ábside pentagonal y una torreta de planta cuadrada adosada al Lado de la Epístola. En los muros exteriores se alternan ventanas caladas y ciegas y dos puertas de acceso, la del norte ante el Camino, muy decorada, y otra de más sencilla hacia poniente.


6.- Claustro del Monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes (2,77%)

Claustro del Monasterio de San Zoilo La fundación del monasterio de Carrión de los Condes es anterior al año 948, dedicado a san Juan Bautista, y dotado nuevamente en 1047 por los condes Beni Gómez de Carrión, Gómez Díaz y su mujer, Teresa -nieta de Bermudo II-, momento en el que cambió la advocación por la de San Zoilo al ser traídas a este cenobio, desde Córdoba, las reliquias de este santo. Pronto acogió una importante comunidad que Alfonso VI colocó bajo la regla cluniacense, por lo que los condes de Carrión eligieron este monasterio como panteón familiar. Se caracterizó por permitir a los peregrinos consumo de pan y vino a discreción, motivo benéfico por el que se hizo famoso.

Sujeto a Cluny hasta el siglo XV, a partir de 1531 se incorporó a la congregación de Valladolid, época en la que comenzó otro momento de esplendor que determinó la construcción de un nuevo claustro y otras dependencias conventuales. En el siglo XV el papa Eugenio IV concedió al monasterio tener abad de mitra y báculo, siendo el último abad Plácido Trevijano, al llegar la exclaustración en 1835.

Lo más sobresaliente del conjunto es el claustro, proyectado por Juan de Badajoz en 1537 y concluido en 1604 con la participación de importantes artífices que levantaron sus muros y labraron su profusa ornamentación de padres de la Iglesia, profetas, patriarcas, jueces, sacerdotes, heroínas, etc., así como personajes del Nuevo Testamento -apóstoles y evangelistas- y civiles -reyes, reinas, emperadores y emperatrices-, además de pontífices, cardenales, doctores, monjes, y santos. De dos alturas, el claustro inferior se articula con cinco arcos apuntados entre gruesos contrafuertes prismáticos, mientras que el superior se abre con arcos de medio punto.


7.- Iglesia de Santiago de Carrión de los Condes (2,24%)

Iglesia de Santiago el Mayor Monumento histórico artístico desde 1931. El estallido de un polvorín durante la guerra de la Independencia, a comienzos del siglo XIX, destruyó buena parte del templo. Quedó a salvo la fachada occidental. Por ello, resulta difícil ubicar cronológicamente una iglesia que fue reedificada en 1849, aprovechando materiales de la primitiva.

La fachada se compone de una sencilla portada de columnas acodilladas, con capiteles figurados y fustes labrados que exhiben la representación de ángeles y motivos geométricos. La arquivolta interior está decorada con veinticuatro figuras, que representan oficios que evocan la vitalidad de la población de Carrión durante el siglo XII. Sin embargo, lo que más destaca de esta fachada es el friso escultórico que la corona. Se trata de una de las obras más sobresalientes del final del románico en la península (fines del siglo XII). Se compone de un Cristo Triunfante (Pantocrátor) rodeado de las representaciones simbólicas de los cuatro evangelistas (Tetramorfos).


8.- Catedral de Jaca (2,20%)

Catedral de San Pedro de Jaca La Catedral de San Pedro de Jaca es una de las construcciones más características y antiguas del románico en España. Comenzó a construirse, casi al tiempo que la de Santiago de Compostela en el último cuarto del siglo XI, como sede episcopal y cabeza del Reino de Aragón por iniciativa del rey Sancho Ramírez que había obtenido el vasallaje vaticano tras su viaje a Roma en 1068, a resultas del cual le fue concedida la sede episcopal.

La ciudad de Jaca recibe fueros de ciudad, por el Rey Sancho Ramírez de Aragón, en 1077, osentando la capitalidad del reino entre 1035 y 1096 y convirtiéndose en sede diocesiada, lo que hace necesaria la construcción de una catedral. Si bien la fecha de la construcción no está clara, se pueden distinguir en ella dos etapas. Una primera, podría estar situada entre 1077 y 1082 y una segunda entre 1104 y 1130.

En la década de los años 20 del siglo XVI, se incluyen algunos añadidos, como las bóvedas de las naves laterales, del gótico tardío, y las portadas de las nuevas capillas de San Sebastián, San Agustín, Anunciación y Santa Ana. Posteriormente, ya en el Renacimiento, se añaden las capillas de San Miguel, de 1572 y de la Trinidad, de 1572. En 1598 se construye la bóveda de la nave central, y se abren ventanales en ella. En el siglo XVII se termina la construcción del retablo y se realiza la reconstrucción del claustro por el actual, barroco, a finales del siglo. En este mismo periodo se construye la capilla de Santa Orosia, principal elemento barroco del templo.

Actualmente está presentada como candidata a ser declarada Patrimonio de la Humanidad.


9.- Colegiata de Roncesvalles (2,15%)

Colegiata de Santa María de Roncesvalles La iglesia colegiata de Santa María es la fábrica más lujosa de Roncesvalles y el mejor ejemplo navarro del gótico. Acoge una preciosa imagen de la Virgen del siglo XIV. Se admite la hipótesis de que hubo una iglesia anterior a la actual del siglo XIII, si bien las opiniones difieren sobre su ubicación. El templo actual se construyó gracias a Sancho VII "el Fuerte" (1194-1234), quien lo eligió como lugar de enterramiento. No hay datos concretos sobre las fechas de la construcción de la iglesia, pero se sabe que fue a principios del siglo XIII, entre 1215 y 1221.

La Colegiata sufrió importantes desperfectos ocasionados principalmente por varios incendios ocurridos en 1445, 1468 y 1626. A comienzos del siglo XVII, su estado de deterioro y casi abandono propició su reconstrucción, abarcando todo el recinto colegial, especialmente a la iglesia y al claustro. Se enmascaró el interior gótico y se le dio forma barroca salvo en el presbiterio y el tramo de nave que le precede, donde quedaron a la vista los elementos góticos.


10.- Colegiata de San Isidoro de León (2,15%)

Colegiata de San Isidoro La Real Colegiata Basílica de San Isidoro, o simplemente San Isidoro de León es uno de los conjuntos arquitectónicos de estilo románico más destacados de España. Construido y engrandecido durante los siglos XI y XII. Originariamente, monasterio dedicado a San Juan Bautista, aunque se supone que anteriormente se asentaba en sus cimientos un templo romano. Con la muerte de San Isidoro, obispo de Sevilla, Doctor de las Españas, y con el traslado de sus restos a León, se cambia la titularidad del edificio. El conjunto isidoriano, en su expresión del mundo románico, se lo considera el más completo de España, y algunos creen que es el más completo de occidente.

De estilo románico en su mayor parte, con algunos añadidos góticos y renacentistas. Según los últimos estudios el edificio fue comenzado en el reinado de Alfonso V. En el siglo X los reyes del, por entonces naciente, Reino de León fundaron el monasterio y la iglesia de San Pelayo donde se albergaron las monjas benedictinas. Tras el paso de Almanzor llegó la repoblación organizada por el rey Alfonso V , en el siglo XI. Debido al casamiento de la infanta doña Sancha con el conde Fernando son nombrados reyes de reinos de León y Castilla y se establece la corte en León, en torno a San Pelayo.

La reina doña Sancha decide establecer en el nuevo templo un panteón para los reyes. Desde entonces bajo sus bóvedas policromadas se han enterrado once reyes y más reinas, así como condes e infantes. En el año 1063 llegan los restos de San Isidoro de Sevilla gracias al privilegio de los reyes Fernando y Sancha. Para el sostenimiento del templo y el cuidado de los restos y la obra de San Isidoro se establece en la colegiata una comunidad masculina, regida por la Regla de San Agustín, comunidad que aún hoy pervive en ella.




La Ingeniería "+10" elegida

En cuanto a Ingeniería, en las diez primeras posiciones tenemos cinco puentes, tres tramos de calzada romana, un canal y una fuente. En todo caso, exceptuando las dos primeras el resto de obras seleccionadas han sido votadas en porcentajes muy inferiores a las de sus equivalentes en la clasificación de arte. En primer lugar de esta categoría y con votos suficientes para ser la cuarta obra más votada del total, el puente románico sobre el río Arga en Puente la Reina. Otro puente con no menos historia sobre sus pilares cruza el peregrino al llegar a Hospital de Órbigo. Allí todavía resuena el sonido de las trescientas lanzas rotas en el siglo XV por Don Suero de Quiñónes y sus nueve compañeros de torneo. En tercer lugar los votantes han elegido el Canal de Castilla, uno de los proyectos más relevantes de ingeniería civil de la España ilustrada, que el peregrino recorre en el breve trayecto que separa Boadilla del Camino de Frómista. Nuestra clasificación continúa con tres tramos de calzada romana que el jacobípeta hollará a la salida de Cirauqui, de camino a Calzadilla de la Cueza y a la llegada a Leboreiro. Tres puentes más vienen casi a completar esta clasificación: el primero, el de piedra de Logroño, cuya factura actual data de 1884 pero que es sucesor de los que desde el siglo X allí han existido. Los otros dos los encontramos descendiendo el Summus Portus y permiten salvar el curso del río Aragón: son los puentes medievales de Canfranc y el de San Miguel en Jaca. El último lugar entre lo “+ 10” lo ocupa la fuente de Mojapán que alivia la sed del peregrino cuando asciende los montes de Oca camino de San Juan de Ortega.

Con una votación inferior también han sido elegidas otras fuentes como la de Platerías en Santiago, la del Hospitalejo entre Benevívere y Calzadilla, la de Hontanas o la Fuente Reniega a la subida del alto del Perdón, y en cuanto a puentes: los leoneses de San Marcos y Puente Castro.

1.- Puente medieval de Puente la Reina (5,85%)

Puente medieval de Puente la Reina Puente románico sobre el río Arga, que da nombre a la villa, por el que discurre el Camino de Santiago. Fue construido con tal propósito en el siglo XI probablemente por orden de doña Mayor, esposa del rey Sancho el Mayor, o doña Estefanía, esposa del rey García de Nájera. Su longitud es de 110 metros, por donde discurre una calzada de 4 metros de anchura, mientras que está sostenido sobre 6 arcos de medio punto y 5 pilares.

Ahí se guardaban imágenes de Santos para la devoción de los peregrinos. También consta la existencia de un Crucifijo y una Cruz de piedra, así como un lugar destinado a las limosnas que peregrinos y visitantes destinaban a los presos de la cárcel. Estas expresiones socio-culturales fueron desapareciendo con el paso de los siglos. Algunas piezas aún se conservan, si bien no en sus lugares de origen, y el puente se presenta hoy como símbolo de una población antigua y a la vez moderna estrechamente ligada a la religión. En el centro había, hasta 1834, una hornacina con una imagen de la Virgen del Puy, donde se sitúa la leyenda del txori (el pajarito, en euskera).


2.- Puente de Hospital de Órbigo (5,23%)

Puente del Paso Honroso Es un puente medieval del siglo XIII, construido sobre el río Órbigo. Parece demasiado grande para lo que es el río pero antes de la construcción del embalse de Barrios de Luna, este río llevaba un gran caudal. Tiene 19 arcos y está bastante bien conservado. Se hicieron restauraciones en distintas épocas. Es monumento nacional desde 1939.

Está enclavado en la antigua calzada romana que iba desde León (Legio Septima Gemina) hasta Astorga que era en tiempos de los romanos la capital de la provincia Asturica Augusta.


3.- Canal de Castilla (1,54%)

Canal de Castilla El Canal de Castilla es una de las obras de ingeniería civil (hidraulica) más importantes de las realizadas entre mediados del siglo XVIII y el primer tercio del XIX. Recorre parte de las provincias de Burgos, Palencia y Valladolid en la Comunidad de Castilla y León (España). Fue construido para facilitar el transporte del trigo de Castilla hacia los puertos del norte y de allí a otros mercados. Sin embargo, la llegada del ferrocarril pronto lo hizo quedar obsoleto. El Canal discurre a lo largo de 207 km uniendo las localidades de Alar del Rey (Palencia), donde tiene su nacimiento, y las de Valladolid y Medina de Rioseco, situadas respectivamente al final de los ramales Sur y de Campos (El Canal tiene forma de y invertida).

Los antecedentes de esta gran obra hidráulica se remontan a los siglos XVI y XVII. El desarrollo de sistemas de navegación interiores en Europa, que fomentará el comercio y el regadío, se traducen en España en estudios dirigidos por Bartolomé Bustamante en 1549 sobre las posibilidades que ofrecía la cuenca del Pisuerga. El siglo XVIII verá desempolvar estos viejos proyectos en tiempos de Fernando VI por iniciativa del Marqués de la Ensenada. La idea ilustrada de la mejora de las comunicaciones interiores como fomento de la actividad económica tomará cuerpo con dos realizaciones fundamentales: el Canal Imperial de Aragón y el Canal de Castilla.

La construcción del Canal de Castilla se inició en 1753 bajo la dirección de Carlos Lemour y Antonio de Ulloa con la idea de unir Reinosa (Cantabria) con El Espinar (Segovia), si bien, dificultades económicas y políticas redujeron las pretensiones iniciales y retrasaron los trabajos. Fernando VII, ante la imposibilidad económica de la Hacienda pública de resolver positivamente las obras, acuerda crear en 1828 la «Real Junta de Canales de Castilla» para transferir el Canal a la iniciativa privada. En 1850 la Sociedad Anónima del Canal, tras un siglo de obras y dificultades, comienza a explotar los recursos del mismo.


4.- Tramo de calzada romana de Cirauqui (1,23%)
Calzada romana de Cirauqui

Dentro del término de Cirauqui merecen reseñarse los numerosos tramos de calzadas de época romana y medieval que surcan su territorio, así como los puentes que, siguiendo el Camino de Santiago, deben salvar el Río Salado.

La Calzada mas importante es la calzada romana de Iguste , comunicaba el valle de Guesálaz con la ciudad romana de Andelos. Tiene una longitud de mas o menos 3,5 kilometros y es una de las calzadas mas bonitas de Navarra. También encontramos en Cirauqui el Camino viejo de Oteiza o calzada de Txurikoa, de estilo medieval, tiene una longitud de 1 kilometro y esta muy bien conservada para su antiguedad.


5.- Tramo de calzada romana Benevívere-Calzadilla de la Cueza (0,71%)

Calzada romana










6.- Tramo de calzada romana de Leboreiro (0,67%)

Calzada romana de Leboreiro










7.- Puente de piedra de Logroño (0,67%)

Puente de piedra El Puente de Piedra de Logroño es uno de los cuatro puentes que atraviesan el río Ebro a su paso por la capital riojana. También es denominado como Puente de San Juan de Ortega, en referencia a la capilla que existía en su margen izquierda (en honor al santo que tradicionalmente se cree constructor del puente original). La construcción actual, de Fermín Manso de Zúñiga, data de 1884, tras el derrumbe del antiguo puente en 1871.

El puente de piedra es uno de los símbolos de la ciudad, apareciendo en su escudo y siendo el lugar de entrada del Camino de Santiago a la ciudad.

Tiene 198 metros de largo y 7 arcos entre pilares cilíndricos, para dejar paso a la mayor cantidad de agua posible. Los arcos, con bóvedas elípticas, tienen luz variable de entre 21,50 y 31,50 metros. El coste proyectado por Fermín Manso fue de 250.000 pesetas. La obra se realizó en dos fases: 1882 y 1883 y fue terminada en 1884. Su inauguración se hizo el 11 de junio de ese año, coincidiendo con las festividades locales de San Bernabé.


8.- Puente de Canfranc (0,65%)
Puente de Canfranc

También llamado "puente de abajo" e impropiamente "de los peregrinos". Magnífico ejemplar de puente de origen medieval (aunque se ignora su época de construcción) y restaurado en el siglo XVI.

Conserva su imagen tradicional y es uno de los puentes más conocidos del Camino de Santiago. Destaca un bajorrelieve con inscripción algo borrosa, perteneciente posiblemente a las obras de reforma (1599).





9.- Puente de San Miguel de Jaca (0,62%)
Puente de San Miguel

El puente de San Miguel es uno de los últimos vestigios medievales de Jaca y de los Pirineos Aragoneses. Fue construido aproximadamente alrededor del siglo XV si nos basamos en sus carácterísticas, ya que realmente se desconoce la fecha exacta de su construcción.

Su nombre es consecuencia de la ermita que existía en el margen derecho del río Aragón.

A lo largo del tiempo el Puente de San Miguel ha sufrido numerosas restauraciones debido a los desperfectos ocasionados por las crecidas del río. Este puente históricamente ha comunicado los valles del lado occidental del Pirineo aragonés y Jaca, siendo lugar de paso hacia la ruta principal del Camino de Santiago.


10.- Fuente del Mojapán (Villafranca Montes de Oca) (0,62%)

Fuente del mojapan










El resto de las nominaciones

Con un resultado ya testimonial, en el apartado de Arte también han sido consideradas por nuestros votantes, entre otras, la iglesia de Santa María del Cebreiro así como sus pallozas, el cenobio benedictino de San Julián de Samos, el palacio episcopal de Astorga, el santuario de la Virgen del Camino, las ruinas del convento de San Antón, la iglesia de San Pedro de la Rúa en Estella, el faro de Fisterra, la catedral de Orense y la Cruz de Ferro. Dejando a un lado las obras arquitectónicas también hay que reseñar al Cristo de Furelos, la pila bautismal de Redecilla del Camino, las pinturas del panteón de los Reyes en San Isidoro de León, el Martirio de Santiago de Zurbarán y el Apóstol Santiago de El Greco.

Acabamos con Ingeniería, donde recogemos también los tramos de calzada romana de la Vía de la Plata y las fuentes de San Juan de Ortega, de Santiago en Logroño y la fuente del Piojo en Itero del Castillo.



Y el siempre breve comentario final


Desde luego, los mismos cuadros con los resultados son lo suficientemente explicativos de por sí. En Arte sorprende la preponderancia tan acusada de la arquitectura sobre escultura y pintura. Una de dos, o nuestros peregrinos solo tienen ojos para la arquitectura o pasan de largo cuando ven un monumento abierto, o también, la penumbra del templo hace que solo vean lo envolvente. Eso sí, llama la atención que la mayoría de los edificios nominados sean religiosos y pertenezcan principalmente al románico y gótico, salvo un recientísimo museo construido al inicio del siglo XXI.

En cuanto a Ingeniería, aunque descuellan los puentes, nuestros participantes han mostrado un conocimiento más ecuánime con relación a calzadas, e incluso con relación a las fuentes. Aun así, nos parecen muy escasas las fuentes nominadas, pues la inmensa mayoría de los peregrinos se refrescan en ellas. A este respecto, parece que lo más cotidiano tiende a quedarse en el nebuloso territorio de lo desapercibido. O también, ¿y por qué no planteárselo así, a la vista de los resultados en Arte e Ingeniería?, qué la experiencia del Camino de Santiago es más interior que exterior, y uno está más pendiente del espíritu (aunque ande muerto de sed) que de la materia. ¡Así, así se explica que en el Camino haya tantos milagros, uno de ellos el de Fuente Reniega!

Y hasta aquí los resultados de esta tercera entrega de lo “+10”, donde los lectores de Peregrino e internautas de nuestra web han elegido una amplia muestra de los monumentos y obras que jalonan la ruta jacobea. Volveremos en el próximo número con las obras de Literatura, Música e Investigación más importantes y singulares en la rica historia del Camino de Santiago.

Francisco Grarcía Mascarell

 

Copyright © 2006 - Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago ( Diseño fudo.es )