Esta ciudad es uno de los más claros ejemplos de población lineal configurada en la vera del Camino. Sin embaro la historia de la villa no sólo va ligada a las peregrinaciones sino también a su carácter estratégico en la meseta, el castillo (Castrum Sigerici), que da nombre al pueblo y el propio pueblo fueron conquistados y reconquistados varias veces en los siglos IX y X.

acceso a la población

En el año 974 el conde García Fernández otorga a los frailes de Santa María del Manzano la condición de caballeros. Esta excolegiata es reformada por doña Berenguela en 1214.

Es un templo románico ojival que fue remodelado posteriormente en el siglo XVIII. En su interior destaca el retablo rococó del alemán Mengs y la talla polícroma de Nuestra Señora del Manzano, s. XIII.

Alfonso X el Sabio en sus Cantigas nos habla de los milagros de esta Virgen. Es interesante también la imagen de Nuestra Señora de Populo, advocación italiana del s. XIV.

Colegiata de Santa María del Manzano

En la iglesia parroquial de Santo Domingo se admiran una colección de tapices de Bruselas sobre cartones de Rubens.

La iglesia gótica de San Juan con claustro del siglo XIV.

Los centros hospitalarios han sido numerosos, Küning en 1495 reseña 4 hospitales y a principios del siglo XIX se conservaban 7.