20 de Abril de 2018 529 Peregrinos conectados Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago
Logo Federacion Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago
C/ Rua Vieja, 3 bajo – 26001 Logroño (La Rioja) –Tlf. 941 24 56 74
e-Mail: administración@caminosantiago.org
Etapa :  ES12a09a.- Simancas - Peñaflor de Hornija (21,02 Kms.)
Regresar
 

Wamba

(Valladolid)
456,470 Kms. hasta Santiago
 
Poblaciones del Camino     Albergues y Acogida    
Plano de Situacion
    Servicios al Peregrino    
  Ultramarinos   Albergue Peregrinos   Farmacia   Guardia Civil
  Carniceria   Alojamiento        Policía
  Panadería   Camping   Veterinario   Protección Civil
  Comidas   Zona de acampada    
  Bar   Polideportivo    

  Internet   Cajero o Banco   Piscina   Información Turismo
  Cabina Teléfono   Oficina Correos   Taller Bicicletas   Información Peregrino

Panaderia Bar Comida Farmacia Comestibles 
    Lugares de Interés    
  Denominación
Iglesia Iglesia de Santa María
    Historia     De acuerdo con la tradición, los reyes visigodos Recesvinto y Wamba, estuvieron enterrados aquí hasta que Alfonso X trasladó sus restos a Toledo. Próximo al lugar han aprecido restos romanos y un ara votiva dedicada a Júpiter.

La población está documentada a partir de 928 y en el siglo XII pertenecía a la Orden de San Juan de Jerusalén.

En Tierra de Campos, dentro de la comarca de los Montes Torozos, a la vera del valle del Hornija y dentro de un hondo llano bañado por el arroyo Hontanija, se asienta este rincón de Wamba, en otra época llamado Gérticos, según la mayoría de los historiadores.

Cuenta la leyenda que hallándose enfermo el rey Recesvinto, decidió venir a Gérticos por si le beneficiara el cambio de aires, pero no fue así ya que al poco tiempo el 1 de septiembre del 672 falleció. Entre los visigodos parece ser que era costumbre muy arraigada, que se celebrase la elección del nuevo rey en el mismo lugar donde había fallecido el anterior. En Gérticos (cuadro al óleo del rey Wamba renunciando a la Corona de Juan Antonio Rabezo, 1779-1860, en el Museo del Prado) residía un labriego de reconocida fama, de nombre Wamba ; sus compañeros pensaron que sería un buen sustituto del rey muerto. Negándose a ello, los nobles le convencieron a punta de espada, así que ¡ como para no aceptar dicho cargo !. También nos cuenta la leyenda que se encontraba haciendo sus labores en el campo cuando le encomendaron semejante responsabilidad. Desde entonces esta villa cambió su nombre por el del nuevo rey: Wamba.

De gran importancia fue su ley "De his qui ad bellum non vadunt" (de entre los que van a la guerra) mediante la cual impuso severas penas a todos los que no acudiesen al servicio militar. Aunque no fue nada fácil su reinado, pues estuvo sometido a continuas y duras pruebas que le impusieron importantes enemigos como Ervigio que la leyenda cuenta que le narcotizó y le vistió de monje, rapándole la cabeza mientras estuvo inconsciente. Al despertar, y comprobar que ya no reinaba él, se retiró al monasterio de San Vicente de Pampliega a pasar sus últimos días en esta vida. Su reinado fue desde el 672 al 680. Murió el año 688. Desde el año 1993 hay un hermanamiento entre ambas poblaciones Wamba - Pampliega, celebrándose cada año en una localidad un día festivo, en el que siempre hay: pregón, pasacalles, misa, comida, juegos populares, fuegos artificiales, baile,...

Los siglos X, XI y XII Wamba conoció los mejores momentos de su historia. Por aquí pasó y de ello hay documento que así lo acredita, el obispo Fruminio; pasa a ser una encomienda de los Caballeros Hospitalarios de la Orden de San Juan; en el cenobio que fundó esta orden ( 1175 aprox.) se cobijó doña Urraca, esposa de Fernando II de León e hija de Alfonso I de Portugal y también dejaron constancia de su paso como moradores en esta villa la Orden de los Templarios. No olvidarnos que la antigua Gérticos en aquella época era morada, lugar de recreo de aquellos reyes godos y reserva de caza.

Como anécdota, para finalizar este recorrido por la historia de este rincón vallisoletano, sirva aquella que cuentan que en 1549, tras la terrible peste que sufrió el pueblo, causando la muerte a muchos de sus habitantes, pues parece ser que desaparecieron el 10% aproximadamente, el párroco, temiendo por su propia vida, dejó escrito en uno de los libros de la iglesia: "Año de peste, quien se salve, que lo cuente". Pero no se sabe si el curioso sacerdote sobrevivió.

Ficha actualizada en: 06/03/2016
Copyright © 2011 Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago
Calle Ruavieja, 3 (bajo) - 26001 Logroño - La Rioja (España)
Telf: (34) 941-245-674 // Fax: (34) 941-247-571

administracion@caminosantiago.org # datum@caminosantiago.org

Hispatek. Tu proveedor de confianza. Internet y Desarrollo Web