16 de Julio de 2018 183 Peregrinos conectados Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago
Logo Federacion Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago
C/ Rua Vieja, 3 bajo – 26001 Logroño (La Rioja) –Tlf. 941 24 56 74
e-Mail: administración@caminosantiago.org
Etapa :  ES12a05a.- Segovia - Santa María la Real de Nieva (32,43 Kms.)
Regresar
 

Santa María la Real de Nieva

(Segovia)
547,740 Kms. hasta Santiago
 
Poblaciones del Camino     Albergues y Acogida    
Plano de Situacion
    Albergues    
Denominacion Plazas Precio Servicios que ofrece
Albergue Fuensanta 8 0,00 € CocinaLavadoraComedorAgua CalienteEnchufeCalefacción
Hostal Mesón Real 20 25,00 € CocinaLavadoraTendederoComedorExterioresAgua CalienteDuchasEnchufeBotiquínAccesibilidadAdmite BicisCalefacciónRefrescosMáquina de café
Hostal Avanto 0 0,00 €
CR Doña Catalina 0 0,00 €
    Servicios al Peregrino    
  Ultramarinos   Albergue Peregrinos   Farmacia   Guardia Civil
  Carniceria   Alojamiento   Clínica   Policía
  Panadería   Camping   Veterinario   Protección Civil
  Comidas   Zona de acampada    
  Bar   Polideportivo    

  Internet   Cajero o Banco   Piscina   Información Turismo
  Cabina Teléfono   Oficina Correos   Taller Bicicletas   Información Peregrino

Albergue Alojamiento Panaderia Bar Comida Polideportivo Cajero o Banco Atencion Médica Farmacia Comestibles Conexión a Internet 
    Lugares de Interés    
  Denominación
Iglesia Iglesia de Santa María la Real de Nieva
    Historia     El hallazgo de una imagen de la Virgen por un pastor en 1392, hecho tomado como milagroso, impulsó a la reina Catalina de Lancaster a fundar un monasterio y, enseguida, a constituir una nueva villa, cuya acta fundacional lleva fecha de 1395.

Corría el año de 1392 cuando en el mes de septiembre se encontraba el pastor Pedro Amador cuidando de sus ovejas, cuando tuvo lugar la aparición de María Madre de Dios encomendándole una doble misión: la de ir a Segovia y pedir al Obispo que viniera al pizarral a desenterrar una imagen suya que se encontraba en aquel sitio oculta, y la de levantar sobre el mismo lugar en que se encontraba la talla, un altar para rendirla el culto debido.

Dos veces tuvo que ir el pastor a convencer al Obispo para que fuese al pizarral, pero una vez allí y tras las indicaciones de Pedro Amador apareció la imagen, iniciándose seguidamente su culto.


De vuelta el Obispo a Segovia comunicó a la reina doña Catalina de Lancaster los sucesos ocurridos, así como los milagros y curaciones que se estaban realizando. Consiguió despertar el interés de la reina que resolvió ir a visitar el pizarral donde se había encontrado la imagen. Al ver la pobreza del lugar que no se correspondía con las manifestaciones de fe que se producían mandó edificar una iglesia sobre el lugar de la aparición y pidió al papa Clemente VII que residía en Aviñón, licencia para pedir limosna en todos los reinos de España para la fábrica del nuevo templo y para su servicio confiarlo a los monjes de Santo Domingo, procedentes del convento de Santa Cruz de Segovia. La imagen de la Virgen hallada en el pizarral, conocida con el nombre de Nuestra Señora de la Soterraña ocupó su sitio en el altar en la nueva iglesia en 1399. Esta imagen resultó muy dañada en el incendio ocurrido el 8 de junio de 1900, realizando una nueva imagen el escultor Aniceto Marinas que en su interior guarda los restos de la primitiva.

Las fuentes que recogen el suceso como la Crónica General de España o las crónicas palatinas contemporáneas como la de Pedro López de Ayala, hacen únicamente referencia a la aparición de la imagen y a la construcción de una ermita y poco tiempo después a la construcción de un monasterio.

Las concentraciones de gente que se producían en torno a la ermita dio lugar a una serie de construcciones, entre otras una hospedería que inclinó a la reina a meditar sobre la necesidad de "hacer una villa exenta" de la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia para mayor decencia y veneración del Santuario.

Aunque la Comunidad y Tierra de Segovia ostentaba el dominio y jurisdicción de todo el alfoz de sus términos, el deseo de la reina de crear una villa exenta y ante las protestas del Concejo que llegaron a oídos del rey don Enrique III ordenó la formación de un tribunal especial, con jueces y procuradores por parte de cada uno de los grupos litigantes para que resolvieran el litigio. En su resolución la sentencia del tribunal fue favorable a la reina doña Catalina, viéndose la Comunidad desposeída de una porción de su territorio.

Así pues, doña Catalina con la autoridad que le había concedido el pleito y su resolución el 10 de agosto de 1395, resolvió al día siguiente de esta sentencia firmar el acta de fundación de la Villa de Santa María la Real de Nieva.


Poco a poco el pizarral fue poblándose y junto a los que atendían a las necesidades del culto y servicio de los peregrinos, apareció una masa de población de campesinos, pastores, tejedores, etc. no faltando, según los investigadores algunos nobles. La creación de núcleos exentos y la colocación en ellos de representantes de los reyes, otorgando privilegios y garantías como los que irán otorgando a la Puebla de Santa María la Real de Nieva irán, en detrimento de la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia, y una nueva manera de atracción de gentes para poblar estos territorios.

Pronto se fueron sumando nuevos privilegios y garantías. El primero y más importante una vez fallecido el rey y siendo la reina doña Catalina regente, el día 6 de marzo de 1407. Según la carta enviada al Monasterio y al Concejo de Santa María, todos los que vayan a morar a la Puebla, tanto hidalgos como labradores, hasta el número de doscientos vecinos, estarán exentos del pago de alcabalas en los negocios de compra y venta, del de moneda forera, de la prestación de peones y hombres, para las armas, y de pecho y tributo. Además, los ganados podían andar por todos los campos y señoríos, salvo en las villas de la reina y del infante don Fernando, y sus moradores podían también cortar leña, plantar viñas, huertas, etc. Todos estos privilegios fueron después corroborados por don Juan II, por Enrique IV, por Isabel la Católica, que además amplió estos privilegios a cincuenta vecinos más. Estas confirmaciones fueron, asimismo, corroboradas por los Austria y por los Borbones hasta Fernando VII.

Por todos estos privilegios, no sólo fueron a poblar la Villa gentes nobles, sino también artesanos útiles, destacando los pertenecientes al gremio de tejedores, debido al establecimiento de las fábricas de paños y en especial de pardos y mezclas, lo que hizo que Santa María tuviera contactos comerciales con muchas ciudades y villas de Castilla e incluso del resto de España.


El censo de la Villa en 1877 daba una población de 1355 habitantes empezando su decadencia según Hernández Useros en 1889 en artículo "Apuntes para una guía de Segovia y su provincia", a causa de la crisis de la industria textil en España. Sin embargo, el conjunto de los restantes núcleos de su alfoz que, basaban su economía en el sector agrario, se advierte un aumento de población.

En la primera mitad del siglo XX, también crece menos la Villa que el resto del conjunto de los municipios, pero al final de este siglo crece ligeramente debido a su función administrativa y a la existencia de mejores servicios comunitarios que en los núcleos menores.



Ficha actualizada en: 06/03/2016
Copyright © 2011 Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago
Calle Ruavieja, 3 (bajo) - 26001 Logroño - La Rioja (España)
Telf: (34) 941-245-674 // Fax: (34) 941-247-571

administracion@caminosantiago.org # datum@caminosantiago.org

Hispatek. Tu proveedor de confianza. Internet y Desarrollo Web